Noticias Policial Politica Social

Los millonarios sueldos de los capellanes: más de $1.200 millones anuales desembolsa el Estado en los religiosos castrenses

13-04-2017_19-09-00_ESC2427
El obispado castrense, que en dictadura cobró relevancia pero que hoy yace un tanto olvidado, salió nuevamente a la luz luego de que se reveleran los millonarios sueldos de sus miembros, los cuales son pagados íntegramente por el Estado al tratarse de religiosos con rango militar. Además de los sueldos, el cuestionamiento cae sobre los capellanes por los beneficios asociados a sus cargos, como autos y casas financiadas por el fisco, además de pensiones privilegiadas.

El Obispado Castrense que hoy encabeza Santiago Silva, y que en el pasado comandó el polémico Juan Barros, fue expuesto luego de que un Reportaje de Canal 13, revelara los millonarios sueldos de los que gozan los religiosos militares.

Los sueldos de dichos obispos solo en un mes equivalen a 104 millones de pesos, y a más de 1.200 millones de pesos al año, según denunció el reportaje.

Además salud, pensiones, vivienda y vehículos fiscales, se encuentran entre los beneficios de los que gozan estos capellanes castrenses.

Peor aún, en los últimos años cuatro obispos de esta institución han sido investigados por la justicia civil por encubrimientos, abusos sexuales o mal uso de recursos fiscales.

Monseñor Gonzalo Duharte obispo castrense entre 1995 y 1999, investigado por presunto encubrimiento de abusos sexuales.

Monseñor Pablo Lizama Riquelme, sucesor de Duharte, entre 1999 y 2004 es investigado por el mismo delito, y además por recibir doble pensión en el marco del fraude de Carabineros.

Monseñor Juan Barros Madrid, obispo castrense entre 2004 y 2015, es investigado por presunto encubrimiento de abusos sexuales cometidos por Fernando Karadima. 

Monseñor Santiago Silva, el actual líder del obispado castrense, también cuestionado por presunto encubrimiento de abuso.

Tal como están las cosas, sí, corresponde.”, respondió el obispo Santiago Silva, al ser consultado por sus millonarios ingresos.

Esto uno lo exige, lo recibe”, agregó.

Cabe destacar, que fue en 1983 cuando nació la figura de los obispos castrenses, quienes presiden las ceremonias religiosas de las Fuerzas Armadas y Carabineros. Florencio Infante es muy recordado entre ellos por su rol durante la dictadura en Chile.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *